Mantenimiento de Sistemas Oleohidráulicos

Por Fco. Javier NOVOA NUÑEZ –  Dtor Técnico WATERXPERT

Los sistemas oleohidráulicos están presentes en una gran cantidad de maquinaria industrial.

A continuación veremos, de forma resumida, los trabajos de mantenimiento más comunes sobre los  distintos componentes de un sistema de este tipo

Mantenimiento del fluido hidráulico

Los fluidos hidráulicos  no son baratos. Además, su cambio  consume tiempo y dinero.  Por tanto es  importante tener mucho  cuidado con el fluido.

Almacenamiento y manejo: Se indican a continuación algunas reglas para impedir la contaminación del fluido durante el almacenaje y manejo.

  • Almacenar los bidones de fluido apoyándolos lateralmente. Si es posible, tenerlos en el interior o a cubierto. Antes de abrir un bidón, limpiar la parte superior y el tapón de forma que no pueda entrar suciedad.
  • Usar solamente mangueras y recipientes limpios para transferir el fluido del bidón al depósito hidráulico. Se recomienda un grupo de trasiego equipado con un filtro de 20 micras absolutas.
  • Utilizar una tela de malla lo más fina posible en el tubo de llenado del depósito. Si el fluido se mantiene limpio y libre de humedad durará mucho más tiempo y se evitará dañar las piezas de precisión de los componentes hidráulicos.

Cuidado durante el funcionamiento: Los cuidados adecuados para el fluido hidráulico durante el funcionamiento incluyen:

  • Impedir la contaminación manteniendo el sistema estanco utilizando filtros de  aceite adecuados.
  • Establecer intervalos de cambio de fluido adecuados  para no dejar que éste se descomponga. En caso necesario, se puede analizar periódicamente muestras en el laboratorio para establecer la frecuencia de cambio.

Mantener el depósito adecuadamente lleno para aprovechar sus características de disipación de calor e impedir que la humedad se condense en las paredes interiores.

Reparar inmediatamente fugas.

Mantenimiento, preparación de tubos y racores antes de su instalación en un sistema hidráulico

Al instalar los tubos y racores de  acero en un sistema hidráulico, es necesario que estén completamente limpios, exentos de cascarilla y de toda clase de substancias extrañas.

Para conseguir esto, deben tomarse las medidas siguientes:

  • Los tubos y racores deben limpiarse con un cepillo metálico o con un aparato especial para limpieza de tubos. Se debe escariar el borde de los tubos después de su corte, para eliminar las rebabas.
  • Los tramos cortos de tubería y los racores de acero pueden arenarse para eliminar la suciedad o  la cascarilla. La aplicación de arena es un método seguro y eficaz para piezas cortas y rectas. No obstante, el arenado no debe utilizarse si existe la más mínima posibilidad de que las partículas de arena permanezcan en cavidades después de la limpieza.
  • En el caso de tramos largos de tubería o de tramos cortos doblados de forma que no sea práctico arenar, las piezas se decapan químicamente. Terminado el proceso de decapado, secar las piezas y almacenarlas.
  •  Los tubos no deben soldarse, ni con soldadura ordinaria ni con soldadura con latón o plata, después del montaje, puesto que ello imposibilitaría una limpieza adecuada. Conviene curvarlos y montarlos cuidadosamente de forma que no sea necesario hacerlos flexionar para colocarlos en su sitio.

Si las conexiones se hacen por bridas, éstas deben ajustarse exactamente con las superficies de montaje y deben sujetarse con tornillos de longitud adecuada. Los tornillos o tuercas deben apretarse uniformemente para evitar distorsiones en las válvulas o en el cuerpo de las bombas.

  • Asegurarse de que todas las aberturas del sistema hidráulico estén convenientemente tapadas para impedir que entre suciedad o virutas metálicas cuando se realizan trabajos de agujereado, roscado o soldadura sobre el sistema o en sus alrededores.

Deben inspeccionarse los accesorios roscados para impedir que virutas metálicas se introduzcan en el sistema hidráulico.

Antes de introducir el aceite hidráulico, al sistema, asegurarse de que éste es el indicado y que está limpio. No debe recurrirse a filtrar con coladores de paño, ni utilizar aceite que ha  estado contenido en recipientes contaminados.

Utilizar un colador con malla 125 micras al llenar el depósito. Hacer funcionar el sistema, durante cierto tiempo, para expulsar el aire de las cañerías. Añadir más aceite si es necesario.

Precauciones de seguridad. En las operaciones de limpieza y decapado se utilizan productos químicos peligrosos. Estos deben de guardarse únicamente en recipientes adecuados y manejarse con mucho cuidado bajo normas de seguridad e higiene.

Mantenimiento de prensaestopas y empaquetaduras

Los prensaestopas pueden dotarse con empaquetadura o un sello mecánico. Si la bomba tiene sello mecánico, no se requiere otro mantenimiento que tener la seguridad de que el líquido que se suministra a las conexiones  se hace en la cantidad y la temperatura adecuada.

Si la temperatura del líquido que se bombea excede de 60ºC, es necesario enfriar el sello, ya sea mediante un suministro independiente de líquido o enfriando parte del líquido que se bombea.

El tipo exacto de empaquetadura que debe usarse depende de las condiciones de servicio, teniendo  en cuenta  el líquido que se bombea, presión en el prensaestopas, velocidad. No importa la clase de empaquetadura que se use, estas requieren siempre lubricación para que brinde los resultados debidos.

Esto se logra haciendo que el líquido pase entre la empaquetadura y el manguito del eje. Un goteo constante de aproximadamente de una gota por segundo es el método adecuado.

Si se observa que el prensaestopas se calienta durante el funcionamiento de la bomba, el goteo puede aumentarse ligeramente. La empaquetadura debe cambiarse periódicamente.

Se debe introducir cada anillo separadamente, empujando lo más posible dentro del prensaestopas asentándolo firmemente. Una vez introducido el  número requerido de anillos de empaquetadura, instalar el casquillo del prensaestopas y  apretar sus tuercas a mano.

Acto seguido, aflojar las tuercas hasta que el casquillo quede suelto. Una buena práctica consiste en poner en marcha la bomba con el casquillo del prensaestopas bastante flojo. Después que la bomba ha estado funcionando de 10 a 15 minutos apretarlo gradualmente al casquillo hasta que la fuga se reduzca a un goteo constante establecido.

Mantenimiento de bombas de  engranaje

Los principales datos, sobre las bombas de engranaje, que debe registrar el jefe de mantenimiento son:

  • Marca fabricante.
  • Modelo y/o tipo.
  • Caudal al régimen previsto.
  • Velocidad de rotación para el régimen previsto.
  • Potencia mecánica o eléctrica requerida en el eje de la bomba.
  • Sistema de arranque de motor eléctrico.
  • Sistema de acoplamiento ente motor eléctrico y bomba.
  • Materiales de que está compuesto el rotor, la carcasa, el eje de accionamiento, cojinetes y el lubricante sugerido por el fabricante.
  • Dimensiones principales de la bomba.
  • Detalle de los accesorios complementarios.

Este tipo de  bombas están destinadas a trasegar fluidos o sustancias con una viscosidad superior a la del agua, tales como combustibles, aceites, etc., donde  la presión y la temperatura dependen de las condiciones del proceso.

La lubricación de los rodamientos está efectuada por el mismo fluido trasegado por la bomba.

Los fabricantes cuidan de que la caja prensaestopas esté dispuesta en forma accesible para facilitar el cambio de las empaquetaduras.

Por lo menos una vez al año conviene verificar el desgaste de los engranajes en relación con las tolerancias admitidas por el fabricante.

En general requieren mantenimiento mínimo si se respetan las condiciones de trabajo.

No tiene objeto hablar de repuestos  pues por lo general se reemplaza la bomba por otra nueva cuando los engranajes han sufrido excesivo desgaste.El jefe de mantenimiento decidirá si se justifica o no  disponer de un  juego de cojinetes de recambio

Estas bombas requieren muy poco mantenimiento. La frecuencia de inspección está íntimamente ligada con las condiciones de servicio.

Sobre la base de 8 hs de funcionamiento, anualmente debería efectuarse las siguientes operaciones: 

  • Limpiar el depósito de aceite de los cojinetes y reponer aceite nuevo;
  • Verificar el estado de los cojinetes.
  • Verificar el estado de la empaquetadura y su acción sobre el eje,  pues si lo daña deberá ser cambiado.
  • Cuando las boquillas de engrase tengan juntas de fieltro para el ajuste de las respectivas tapas, conviene reponerlas, pues al cabo de un año se habrán  resecado y o endurecidos.

Condición de funcionamiento

No se debe  pretender que una bomba haga más o menos que lo que su capacidad permite.

Para  ello deberemos  observar atentamente los factores siguientes:

  • Caudal excesivo.
  • Altura de elevación excesiva.
  • Velocidad excesiva.
  • Presión de aspiración insuficiente.
  • Cambio en el líquido que se bombea.